Brand

10 razones por las que las falsificaciones y abusos de marca online han creado un negocio lucrativo sin esfuerzo

La tecnología, la propiedad de smartphones y la conciencia han desempeñado su papel en hacer de la falsificación un negocio sin esfuerzo y lucrativo.

El problema de las falsificaciones y el abuso de marca es una amenaza que debe abordarse lo antes posible.

A medida que las falsificaciones y abusos de marca continúan impactando negativamente el e-commerce, analizamos más de cerca 10 razones por las que las falsificaciones y el abuso de marca parecen haberse convertido en un proceso sencillo para quienes buscan explotar a los consumidores, lo que inflige un daño incalculable a las marcas en todo el mundo.

Revelamos cómo el acceso a internet, los avances tecnológicos, el comportamiento del consumidor y el conocimiento de marca juegan un papel importante para hacer de este un negocio lucrativo y generalizado.

1. El poder de las marcas

Las marcas son entidades complejas. Tienen el poder de interactuar, conectarse emocionalmente con el consumidor e influir en el comportamiento del comprador. Subconscientemente, también tenemos sentimientos hacia las marcas, cuando vemos un logo o un anuncio, tenemos una conexión emocional, ya sea positiva o negativa. De hecho, el 77% de los consumidores compran productos de marcas con las que comparten los mismos valores.

Conseguir la confianza y la lealtad del consumidor toma tiempo, esfuerzo y recursos. Algunas marcas, especialmente de moda, están asociadas con un estatus social particular y los consumidores que cuentan con cierto nivel de ingresos quieren ser vistos con los artículos más recientes.

Esto les da una gran oportunidad a los ciberdelincuentes, quienes ofrecen productos que parecen ser de una determinada marca (a veces de lujo) a precios significativamente más bajos, que pueden generar negocio e impulsar las ventas. Se puede crear negocio a partir de aquellos que buscan activamente copias falsificadas, y de aquellos que han sido engañados por estafas sofisticadas o atraídos por grandes ofertas. De cualquier manera, esta actividad daña la reputación de la marca, los ingresos y la confianza del consumidor.

2. Mejoras en la tecnología digital en la era social

Las velocidades de internet, los avances en la tecnología informática y la aparición y evolución de las redes sociales y los marketplaces, han proporcionado a las empresas de comercio electrónico mejores formas de llegar a audiencias globales. Hoy en día, hay más de mil millones de sitios web, sin embargo, solo del 10 al 15% se consideran “activos”. Estos nuevos canales para compartir contenido, promover productos y, sobre todo, impulsar las ventas, han sido bien recibidos tanto por las empresas como por los consumidores.

Si bien estas nuevas tecnologías y canales han tenido un impacto positivo al brindar un servicio las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los ciberdelincuentes también los están utilizando para imitar marcas, abusando de la propiedad intelectual y haciendo que el proceso de venta de productos falsificados a amplios mercados globales sea simple y de bajo coste.

Infografía: falsificaciones en ecommerce y tendencias onlineDESCARGAR

3. Un aumento en el acceso a internet y la propiedad de dispositivos móviles

Según estudios recientes, casi 4.570 millones de personas en todo el mundo, se consideran usuarios activos de internet en 2020. Esto equivale al 59% de la población mundial, lo que ha sido un factor importante en el aumento de la demanda de compras por comercio electrónico. El crecimiento de los mercados emergentes, también se ha visto impulsado por la propiedad de teléfonos inteligentes.

La migración de las compras en físico al online se ha acelerado por lo que parece ser un cambio considerable de estilo de vida debido a la pandemia global. Mientras que las marcas y los marketplaces reposicionan su oferta para adaptarse y aprovechar estos nuevos mercados y tendencias, aumenta la oportunidad para que los cibercriminales incrementen su actividad y obtengan beneficios. Por este motivo, es necesario otorgar la importancia necesaria a la lucha contra las falsificaciones y abusos de marca.

4. Múltiples canales no gestionan el problema de las falsificaciones

Los marketplaces y las redes sociales se han centrado en mejorar la experiencia del usuario y monetizar sus ofertas de productos, pero no siempre han dedicado suficiente tiempo y recursos para abordar el problema de las falsificaciones y abuso de marca.

Los usuarios de las redes sociales más populares, así como los compradores de los marketplaces más establecidos, consideran que los productos que se anuncian y venden en estas plataformas deben ser originales. Es esta creencia la que deja a los consumidores vulnerables a las amenazas asociadas con la interacción con perfiles falsos o la compra de productos falsificados online.

Hoy en día, escuchamos más en los medios sobre los esfuerzos de los marketplaces y las redes sociales para abordar la piratería y el abuso de marca, pero queda un largo camino por recorrer antes de que el problema esté controlado. Las marcas deben encontrar la forma de proteger sus propios productos y reputación, controlando lo que se anuncia y se vende con su nombre.

5. Súper copias, empaquetado y métodos de producción

Cuando escuchamos el término “falsificación”, es probable que muchos de nosotros imaginemos una copia de mala calidad que refleja vagamente la imagen del artículo original. Pero hoy en día este no es el caso. Muchas falsificaciones se originan en China donde la calidad de los materiales utilizados, y los avanzados métodos de producción utilizados para replicar el artículo original han mejorado rápidamente.

Ahora, tanto la apariencia del producto como el empaque en el que llega pueden dificultar la distinción entre lo real y lo falso. Por esta razón, algunos consumidores buscan activamente productos falsificados online que están disponible por tan solo una fracción del precio del artículo original.

6. Demanda del consumidor con el precio como factor determinante

El precio es quizás el elemento más importante del proceso de toma de decisiones del comprador. Si combinamos esto con la demanda de los últimos gadgets, artículos de moda y tecnología, es fácil entender por qué tantos consumidores son vulnerables a las falsificaciones online.

Mientras que algunos consumidores buscan y compran productos falsificados a propósito, atraídos por precios que a menudo son una fracción de los del artículo original, otros son engañados por precios “demasiado buenos para ser verdad” y compran productos falsificados creyendo que son originales.

Es importante recordar que no todos los productos falsificados se venden a precio reducido. Algunos de los rogue sites más sofisticados y listados en marketplaces venden artículos falsificados por el mismo precio que la marca oficial y no es hasta que se entrega el artículo que el consumidor se da cuenta de que ha sido engañado, pero en ese momento ya es demasiado tarde.

7. Estafas sofisticadas y rogue sites

¿Podrías identificar las diferencias entre un sitio web oficial y un rogue site? ¿Identificar un artículo falsificado en un marketplace popular? ¿Detectar una cuenta falsa de redes sociales?

En algunos casos existen signos obvios, el uso de imágenes no oficiales, errores gramaticales y ortográficos, o la presencia de múltiples hashtags son señales reveladoras; sin embargo, estos sitios web, páginas y listados se están volviendo cada vez más sofisticados. El robo de propiedad intelectual, incluidos los logotipos, las imágenes oficiales y las descripciones de producto, dificulta considerablemente que los consumidores puedan descifrar entre lo que es un producto original y lo que es falso en los canales online. Este problema cobra importancia cuando vemos que 1 de cada 4 consumidores ha comprado productos falsificados online por error.

8. Formas confiables de pago y promesas cumplidas

Hoy en día existen una gran cantidad de métodos de pago, por lo que los e-commerce ahora ofrecen una gran variedad de opciones al momento del pago. En la actualidad, las pasarelas de pago procesan transacciones de forma rápida y segura, y han ayudado a reducir el abandono del carrito de compra, aumentando las tasas de conversión e impulsando las ventas. La presencia de opciones de pago conocidas a menudo ayuda a generar confianza en los consumidores.

Un informe de Worldplay 2020 publicado en Statista, indicó que las carteras digitales y móviles son actualmente el método de pago más popular, proporcionando el 41,8% de los pagos online en 2019, un porcentaje que se estima crecerá entre un 10% y un 52,2% para 2023. Los métodos de pago móvil incluyen AliPay, PayPal, Apple Pay y Samsung Pay. Los pagos con tarjetas de crédito representaron el 24,2% de los pagos online en 2019 pero se prevé que caigan un 5% para 2023 representando un 18.8%. Otros métodos de pago online preferidos incluyen las tarjetas de debito y las transferencias bancarias.

Desafortunadamente, los productos falsificados vendidos en los marketplaces más populares o en los rogue sites que venden artículos falsos, también ofrecen estos métodos de pago. Esto les da a los compradores una falsa sensación de seguridad, ya que, muchos asumen que si los artículos se pagan a través de métodos de pago legítimos entonces son originales.

Los métodos y tiempos de entrega también han mejorado astronómicamente durante la última década. Ahora, los compradores online esperan una variedad de opciones de entrega al día siguiente, o ese mismo día y opciones de recogida en tienda. Pero los ciberdelincuentes también están ofreciendo rápidos y convenientes métodos de entrega que, una vez más, infunden confianza en los compradores desprevenidos, alentando a los consumidores a comprar estos productos ilícitos.

9. La falta de conocimiento deja a los consumidores vulnerables

Una simple falta de conocimiento en términos de los riesgos que existen a través de los canales digitales deja a los consumidores vulnerables a los riegos asociados con las falsificaciones y abusos de marca. Es responsabilidad conjunta de los canales digitales, como marketplaces y redes sociales, junto con las propias marcas, garantizar que los consumidores estén seguros online. La necesidad de educar a los consumidores sobre los riesgos es clara, ya que el 52% de los consumidores cree que si un producto aparece en un marketplace debe ser genuino.

En casi todos los casos, el coste de contratar una solución de protección de marca se cubre con un aumento de las ventas, mejora la optimización de motores de búsqueda, mejora la confianza del consumidor y la reputación de la marca.

10. Las marcas tienen ninguna o poca visibilidad de las infracciones que existen online

Muchas marcas, en particular las pequeñas y medianas empresas de e-commerce, pueden asumir erróneamente que su marca no está en la mira de los ciberdelincuentes, pero la realidad es que la situación requiere de un seguimiento continuo. Aquellos que buscan obtener ganancias vendiendo copias falsificadas, mientras abusan de la propiedad intelectual online, son conocidos por falsificar productos de todo tipo de negocios, independientemente de su tamaño, industria o ubicación geográfica. El problema de las falsificaciones y el abuso de marca es una amenaza que debe abordarse lo antes posible.

¿Quieres saber si existen infracciones de tu marca online?

Tu marca podría estar en riesgo y tener falsificaciones o abusos de marca en internet, solicita ahora tu Brand Scan gratuito.