Brand

Cuatro de cada cinco pymes sufren falsificaciones y abusos de marca

Descubre por qué las pymes están sufriendo tan altos niveles de falsificaciones y abusos de marca en una economía cada vez más globalizada.

Muchas pequeñas y medianas empresas desconocen la existencia de estas amenazas que tienen el potencial de obstaculizar su crecimiento tanto desde una perspectiva financiera como reputacional.

Para la pequeña y mediana empresa (pyme), existen numerosos desafíos que han de superar para crecer y tener éxito en la economía globalizada actual. Construir una marca fuerte es esencial y, si bien todos los esfuerzos se centran en cumplir ese objetivo, muchos ignoran factores externos que incluyen las falsificaciones y el abuso de marca, que tienen un efecto perjudicial en sus ventas y en su reputación de marca.

Asignar fondos a las áreas necesarias es un desafío, no obstante se debe disponer de un presupuesto para implementar una estrategia de protección de marca capaz de luchar contra su mayor competidor: los cibercriminales. A continuación explicamos por qué…

Todas las marcas están en riesgo frente a falsificaciones y abusos de marca

Las pymes de reciente creación, aquellas que operan solo en mercados locales o las que se expanden a nuevos mercados podrían creer que su marca y sus productos no son susceptibles de sufrir el ataque de los cibercriminales; sin embargo, se trata de una suposición errónea que debe rectificarse.

Si existe demanda de una marca, de un producto o de un servicio, entonces existe la posibilidad de que haya quienes deseen aprovecharse de su éxito, y eso es justo lo que están haciendo los cibercriminales. De hecho, el 3,3% del comercio mundial se basa en falsificaciones, y el 6,8% de todos los bienes que entran en la Unión Europea son falsificaciones, dos estadísticas que nos dan una idea de lo extendido que está realmente este problema.

Nuestra propia investigación arroja que cuatro de cada cinco pymes sufren algún tipo de falsificación o abuso de marca, y sin embargo muchas pequeñas y medianas empresas son completamente ajenas a las amenazas capaces de frenar su crecimiento desde el punto de vista económico y de reputación.

De hecho, en nuestro reciente estudio, que analizaba más de 12.000 empresas con sede en Europa y Norteamérica, de las cuales 5.178 eran pymes, descubrimos que el 80,24% de las pymes se veía afectado, mientras que un porcentaje ligeramente superior (81,32%) de las grandes empresas tenía problemas con las falsificaciones o el abuso de marca.

Las pymes podrían ser más vulnerables a las falsificaciones y al abuso de marca que las grandes empresas

Las grandes empresas podrían resultar más atractivas para los cibercriminales, al tener un nombre de marca más fuerte y un mayor potencial con una audiencia global de consumidores, sin embargo, esas marcas están al corriente de las amenazas y poseen estrategias de protección del producto y de la marca. Utilizan la tecnología de terceros para monitorizar constantemente los canales digitales en busca de abusos de la propiedad intelectual.

Aquellos que desean explotar la situación descubren que sus páginas fraudulentas, sus anuncios en los marketplaces o los posts en redes sociales son detectados y eliminados con rapidez. Sin embargo, aquellos que no cuentan con medidas de protección siguen ajenos a dichas infracciones, permitiendo que la amenaza continúe, lo cual impacta en las ventas y en la reputación de la marca.

¿Quieres saber si existen falsificaciones o abusos de tu marca online?SOLICITA TU BRAND SCAN GRATUITO

Desde Andema, la asociación que defiende los derechos de la marca de las empresas en España Javier González Fernández-Pacheco, director general, destaca que “los datos que arroja el estudio demuestran que es independiente el tamaño de la empresa a la hora de ser víctima de la usurpación de su propiedad industrial. A los infractores solo les preocupa la rentabilidad y lo conocido que sea un producto o servicio. Para las pymes, cuyos derechos de propiedad industrial son violados, esto muchas veces supone el cese de su actividad. Según la EUIPO, solo el 9% del total de las pymes en la Unión Europea son titulares de algún derecho registrado de propiedad industrial, por lo que difundir la necesidad de proteger esos derechos, es más necesario que en las grandes compañías, quienes están más concienciadas en proteger sus activos intangibles. La defensa de las marcas, diseños o patentes en las pymes, es la protección de su innovación.”

Hoy en día existe la tecnología necesaria para monitorizar constantemente y eliminar esas amenazas dañinas en los canales digitales y, pese a las preocupaciones de las empresas más pequeñas en relación con los costes asociados, dichos servicios con frecuencia se amortizan solos. Las empresas que contratan servicios de protección de marca suelen informar de un consiguiente incremento de las ventas en diversos canales, y mejores rankings en las búsquedas de Google, lo cual tiene como resultado un incremento de la conciencia de marca y del tráfico web.

Para las pymes, la pregunta no debería ser “¿puedo permitírmelo?”, debería ser “¿puedo permitirme no hacerlo?”.

¿Qué industrias son las más susceptibles a falsificaciones y abusos de marca y cuáles son los riesgos?

Hemos descubierto que, si bien todas las industrias están en riesgo, algunas han demostrado ser más vulnerables que otras. El sector de la moda es el que más sufre, con un 93% de empresas afectadas, seguido por la electrónica (82%), deportes (79%), electrodomésticos (73%), juguetes y juegos (69%) y artículos de belleza y cuidado personal (65%).

Las falsificaciones centradas en el sector de los juguetes y juegos son unas de las que más preocupan, pues van destinadas a las manos de niños pequeños. Mientras que las falsificaciones de productos de belleza y de cuidado personal se venden para su uso corporal y también podrían ser peligrosas.

Las falsificaciones en general son conocidas por utilizar materiales o ingredientes de menor calidad, y no suelen cumplir las normativas y regulaciones relativas a la seguridad y demás procedimientos. Suponen un importante riesgo para la salud y esos artículos falsos podrían estar anunciándose y vendiéndose con el nombre de tu marca.

¿La localización de la marca supone una diferencia?

La economía globalizada actual hace que sea mucho más difícil monitorizar y controlar la falsificación y distribución. Cabe destacar que los productos falsificados podrían venderse en los mismos canales digitales donde puede encontrarse el producto original, sin embargo, también pueden venderse por canales diferentes y en mercados distintos de todo el mundo.

Hemos descubierto que las pymes de EEUU llaman más la atención de los cibercriminales, y en Europa los principales países son Reino Unido, Italia y Francia, seguidos muy de cerca por España y Alemania.

Eso indica lo extendido que está el problema. Es una preocupación a escala global que exige monitorización y protección constantes.

¿Los consumidores son conscientes del problema?

Si bien algunos consumidores buscan falsificaciones de forma consciente, atraídos por los precios bajos o tal vez por el deseo de llevar o utilizar productos de marcas de lujo que, de otra forma, estarían fuera de su alcance, los hay también que sufren estafas al adquirir falsificaciones creyendo que se trata del artículo oficial.

En nuestro exclusivo estudio de investigación sobre e-commerce, descubrimos que, si bien el 91% de los encuestados es consciente de que se anuncian y venden falsificaciones online, uno de cada cuatro ha adquirido alguna sin saberlo. Como consecuencia directa, muchos de esos consumidores dejaron de comprar la marca oficial, advirtieron a amigos y familiares o incluso dejaron reseñas negativas para la marca oficial. Esto preocupa a las marcas, ya que el 71% de los consumidores confirmó que siempre (34%) o con frecuencia (37%) evita marcas o productos con reseñas negativas. De hecho, solo el 4% no se deja influir por las opiniones de otros consumidores.

Los consumidores han de estar atentos cuando compran online, pero muchos bajan la guardia cuando compran en marketplaces digitales muy conocidos, cuando miran sus redes sociales o cuando buscan en Google.

Las marcas que se extienden a nuevos mercados deben ser conscientes también de que los consumidores locales podrían estar menos familiarizados con sus productos en comparación con los compradores de regiones donde su marca está bien asentada, y por ello tanto las marcas como los consumidores están más expuestos frente al riesgo de falsificaciones. Las marcas tienen la obligación no solo de proteger sus propios intereses, sino también los intereses de sus consumidores.

¿Cómo detecta y clasifica Smart Brand Protection las falsificaciones y los abusos de marca?

Nuestra misión es lograr que la protección de marca sea rentable y accesible para marcas de todas las formas y tamaños, ofreciendo visibilidad de las amenazas que existen en internet. Para conseguir eso, proporcionamos un servicio gratuito de análisis de marca en diversos canales digitales que incluyen motores de búsqueda, marketplaces y redes sociales en busca de falsificaciones y abusos de la propiedad intelectual.

Clasificamos las marcas en base al número y al nivel de infracciones que descubrimos, y después informamos de los resultados. Nos enorgullecemos de nuestra transparencia y de nuestros paquetes de protección de marca personalizados, diseñados para satisfacer las necesidades de marca y producto específicas de cada empresa.

Nuestro objetivo es minimizar el impacto negativo que tienen las falsificaciones en las ventas y en la reputación de marca. Nuestra plataforma tecnológica emplea inteligencia artificial para monitorizar posibles infracciones en tiempo real, analizando y eliminando falsificaciones y copias ilegales que infringen los derechos de la propiedad intelectual.

¿Quieres saber si tu marca sufre infracciones online?

Tu marca está en riesgo frente a falsificaciones y abusos online, solicita tu Brand Scan gratuito.