Brand

La industria juguetera combate las falsificaciones con protección de marca

Mientras las ventas de juegos de mesa y juguetes online crecen, también lo hacen las falsificaciones. Descubre el valor de la protección de marca y las últimas tendencias en nuestro research study.

55,18% de los encuestados en nuestro reciente research study han comprado involuntariamente un juego de mesa o juguete falsificados online.

¿Recuerdas los días en que los juguetes se anunciaban en catálogos y tenías que salir a la calle para poder comprarlos? ¿Y los tiempos antes de internet, antes de las cuatro grandes compañías tecnológicas (Google, Amazon, Facebook y Apple)? ¿Recuerdas cuando tiendas como Toys R Us eran las favoritas para comprar juguetes? Pues bien, esos días terminaron. Ha llegado una nueva era y la protección de marca debe ser una prioridad.

Los avances en tecnología digital, el impacto de internet en la forma de promocionar los productos, y los cambios en el comportamiento de los consumidores han sido extraordinarios en las últimas dos décadas. Pero también lo ha sido el volumen de falsificaciones de juegos y juguetes que se aparecen en marketplaces, páginas webs y redes sociales.

La industria juguetera siente la presión del mercado de las falsificaciones impulsado por China

Un informe del Information Management Research Centre (IMARC) recoge que, en 2018, la industria global de juegos y juguetes alcanzó el increíble valor de 106.000 mil millones de dólares y prevé alcanzar 130.000 mil millones en 2024.

Por tanto, no es ninguna sorpresa que los falsificadores estén aprovechando este lucrativo mercado para copiar, vender y distribuir juegos y juguetes falsificados o de imitación a compradores desprevenidos. La mayoría de estos productos se fabrican en China, de hecho, en 2016 la Comisión Europea informó que el 80% de los artículos falsificados provenían del país asiático.

Hasta hace poco, China apenas apoyaba la protección de marca de forma global. Debido a su regulación menos exigente, es más fácil para los falsificadores abusar de la propiedad intelectual, y vender y distribuir copias por todo el mundo.

Research Study: Falsificaciones y tendencias online en la industria de juguetes y juegos de mesaDESCARGAR

Está claro que la revolución digital, unida a la presión de un mercado con, cada vez, más falsificaciones, ha provocado el cierre de muchas jugueterías, y los ingresos y el empleo de la industria han caído.

Los falsificadores son estratégicos y sofisticados

Los falsificadores usan métodos cada vez más sofisticados para anunciar, promocionar y vender estas copias baratas de menor calidad, con los que hacen creer a los consumidores que están comprando el producto original. De hecho, descubrimos que el 55,18% de los encuestados en nuestro reciente research study han comprado involuntariamente un juego de mesa o juguete falsificados online.

Para abusar de las marcas online, los falsificadores imitan sus rasgos de identidad. Mediante el uso de sus logos oficiales, tipos de letra, colores, imágenes, descripciones de productos y propiedad intelectual, imitan las webs oficiales, que cuentan con una maquetación, diseño e incluso dominios casi idénticos. Los falsificadores consiguen cerrar las ventas gracias a promociones y precios inteligentes, y hacen creer a los compradores que se encuentran ante una ganga. De hecho, las técnicas utilizadas por los falsificadores son tan sofisticadas que el 53,39% de os consumidores no creen que serían capaces de distinguir entre un producto original y uno falsificado.

La protección de marca es necesaria en la industria juguetera.

Estas falsificaciones también se anuncian en redes sociales y se venden en conocidos marketplaces como Amazon o eBay. Mientras que algunas plataformas comienzan a tomarse el problema más en serio, todavía queda mucho trabajo por delante para que los usuarios puedan sentirse seguros comprando en estos canales. 55,39% de los consumidores cree que si un artículo es ofertado en un Marketplace debe ser original, sin embargo, este porcentaje es menor cuando se les consulta por la confianza en los juegos de mesa y juguetes ofertados en redes sociales.

No obstante, la promoción de estas copias no se limita a marketplaces y redes sociales, los falsificadores también utilizan los mismos métodos que las marcas para asegurar un buen posicionamiento en Google e invierten en publicidad online. Para ganarse la confianza de los consumidores y cerrar la venta, procuran aparecer en plataformas conocidas y ofrecer una variedad de opciones seguras de pago.

La seguridad es un problema clave que resalta la importancia de la protección de marca

En 2019, The Toy Association informó que prácticamente uno de cada tres padres (31%) no es consciente de la venta de falsificaciones en grandes marketplaces. El estudio también recogió que el 70% de los padres estadounidenses pensaban comprar al menos la mitad de los regalos de navidad en internet.

En los últimos años han crecido las preocupaciones sobre los peligros de los juguetes falsificados no regulados, especialmente para los niños más pequeños. Además los peligros asociados con materiales tóxicos, electricidad y riesgos de asfixia y estrangulamiento, entre otros, son grandes motivos de preocupación.

Muchos de los artículos falsificados están dirigidos a niños pequeños, por lo que se han de tomar precauciones. De hecho, descubrimos que solo un tercio de los encuestados en nuestro research study le impediría a su hijo jugar con un juguete o juego de mesa falsificado. De forma preocupante, el 55% de los encuestados comprarían un juego de mesa o juguete falsificado como regalo para el hijo de algún amigo o ya lo han hecho anteriormente.

Mientras que los juguetes originales deben cumplir con estrictas normas y controles de seguridad, los falsificadores de copias ilícitas no están aplicando estas regulaciones. Las falsificaciones no solo son peligrosas e inadecuadas para su público, sino que, además, infringen marcas registradas, patentes y otras formas de propiedad intelectual. A su vez, estas infracciones dañan la reputación de marca, la confianza del consumidor, la industria de los juegos y juguetes, y la propia economía. La protección de marca debe ser una prioridad para los jugueteros y distribuidores en 2020.

¿Qué se puede hacer para proteger a los consumidores?

La educación juega aquí un papel importante. Los juegos y juguetes disponibles online a precios muy reducidos pueden atraer a los consumidores, pero solo es una ganga si reciben el artículo por el que han pagado. Si el precio es demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea. Los consumidores deben asegurarse de que solo compran a través de fuentes de confianza, y deben ayudar a informar y concienciar sobre la venta de falsificaciones. Las marcas también tienen la responsabilidad de proteger a los consumidores mediante la implementación de estrategias que incluyan la protección de marca y que restrinjan el número de copias vendidas bajo el nombre de su marca. De esta forma, mejorarán la confianza de los clientes y la reputación de marca, consiguiendo un impacto positivo en las ventas y los ingresos. Descubrimos que el 96% de los consumidores actuaría si comprase de forma accidental una falsificación online. Algunos dejarían de comprar esa marca en particular (28,96%), mientras que otros dejarían de interactuar con su contenido en redes sociales (18,54%) o les advertirían a sus amigos sobre los riesgos de comprar esa marca (16,25%). Solo unos pocos seguirían comprando la marca de forma regular (3,75%).

¿Quieres saber más sobre el comportamiento del consumidor online?

Descarga ahora nuestro research study gratuito sobre juegos de mesa y juguetes realizado a consumidores y accede al informe completo.