Publishing

Combatiendo la piratería de libros de ingeniería y arquitectura

Valentín J. Alejándrez, Socio y Director Editorial de CINTER y conocedor de la magnitud del problema que supone la piratería editorial, comparte su experiencia con nosotros.

...en ciertos títulos las pérdidas podríamos estimarlas hasta en un 15%

CINTER es una editorial española dedicada a la divulgación de la técnica de la ingeniería y la arquitectura entre los profesionales y la divulgación de la profesión entre el público general. Apoyándose en tres pilares, se dedica a la edición de libros y publicaciones, la formación para profesionales y la organización de congresos, seminarios y talleres.

Hace años que los títulos de CINTER son pirateados a través de las distintas plataformas digitales. Valentín J. Alejándrez, Director de la editorial CINTER, nos cuenta su experiencia al haber sido víctima directa de esta actividad ilegal y nos explica cómo ha combatido la piratería, dándonos su perspectiva del panorama del tráfico de libros ilegales en internet.

¿Cuál crees que es el motivo por el que se piratean tanto los títulos de CINTER? 

CINTER tiene como objetivo la edición de libros técnicos de ingeniería y arquitectura que sean necesarios, accesibles y sobre todo, útiles.

Necesarios por su vocación de cubrir carencias en el panorama editorial técnico, accesibles gracias a un precio siempre competitivo al que se puedan adaptar todos los bolsillos y útiles en su labor como complemento técnico y humanístico para cualquier profesional de la ingeniería y arquitectura.

Quizás esa funcionalidad que tratamos de impregnar en nuestros textos los hace interesantes tanto para alumnos, como para profesores y también para profesionales. Aquellos que son más solicitados se convierten también en los más pirateados, evidentemente.

¿Consideras importante la protección de tus contenidos editoriales actuales y nuevos lanzamientos?

Por supuesto. Y no tanto por el dinero que se deje de ganar o se pierda, sino por la búsqueda de reparto justo de los ingresos obtenidos en la cadena de libro.

Cuando fijo el precio de un libro tengo en cuenta, además de la lógica del mercado, a los autores, traductores, diseñadores, maquetadores, ilustradores, transportistas, distribuidores y puntos de venta, librerías. Todos ellos forman parte del éxito o el fracaso de cada libro. No es justo que alguien ajeno a esta cadena ingrese dinero por publicidad gracias a la distribución ilegal de copias piratas o incluso al uso de falsos enlaces, “fakes”. Los usuarios de estas plataformas deben ser conscientes de que con cada descarga que hacen contribuyen al fomento de este tipo de mafias.

¿Eras consciente que tu obra estaba al alcance de tantos usuarios y el problema que conllevaba? 

Efectivamente, mi preocupación por la piratería viene de largo. Antes de la aparición del mundo digital, en el ámbito universitario, el uso de libros fotocopiados era (y es) algo bastante habitual. Casi nadie luchaba contra eso desde dentro de la Universidad, y la tolerancia de parte del profesorado era el caldo de cultivo para el pirateo editorial incluso al acceder al mundo profesional, donde antes (y ahora) no estaba mal visto manejar este tipo de material.

Yo he conocido casos de grandes empresas en las que se facilitaban copias escaneadas de determinados libros, y no eran pocas copias, eran todas aquellas que cualquier trabajador solicitase.
Con los libros digitales todo les resulta más fácil a los usuarios de material pirata, y ahora los archivos llegan a través del correo electrónico, de cds grabados con colecciones de libros, plataformas cuyo supuesto fin es el de compartir información, etc.

¿Qué motivación te condujo a utilizar un servicio de protección para tus títulos? 

En realidad, hice un primer intento de combatir a la piratería con mis propios medios, pero no tardé en darme cuenta de la magnitud de este problema y fue cuando comencé a buscar profesionales que pudiesen ayudarme.

La motivación era doble. Por un lado, tratar de impedir que nadie dañara las remuneraciones merecidas tanto de los autores de CINTER como de la propia editorial, y por otro, dejar claro y de manifiesto que nuestros contenidos están sujetos a derechos de autor, y que no es contenido de libre acceso.

Nuestros libros son complicados de editar, desde la labor de los autores, hasta la del último trabajo editorial, por lo que creo que es justo recibir una compensación. Es triste comprobar que hay gente que accede a contenido de forma ilegal y asegura no saber que esos libros no son de dominio público.

¿Qué supondría la falta de protección de estos títulos en tu negocio?

Es difícil de cuantificar, pero en ciertos títulos, las pérdidas podríamos estimarlas hasta en un 15%.

¿Cómo crees que afecta a las ventas el tiempo de eliminación de las obras falsas en Internet? 

Yo más que “obras falsas” las llamaría “obras ilegales”, porque en algún caso son exactamente igual a las que distribuimos de forma legal a través de internet, pero que en su caso no aportan nada a ninguno de los actores que han participado en la cadena del libro, y sí a las “mafias” que se enriquecen gracias a la publicidad ofreciendo libros gratuitos.

El tiempo de eliminación es importante, pero para los que editamos libros con vocación de fondo más que de novedad, volveremos a las cifras habituales una vez eliminados. Entiendo que las novedades lo sufren más.

¿Qué es lo que más valoras de Smart Publishing Protection? 

Su eficacia, su atención al usuario, el detalle de los informes periódicos y su labor de concienciación del problema.

¿Recomendarías a otras editoriales que usaran un servicio de protección?

Sin duda. En una situación como la actual, a pesar de las leyes, creo que las editoriales necesitamos de la ayuda de profesionales que puedan luchar, con las mismas herramientas informáticas, contra aquellos que pretenden lucrarse de manera ilegal gracias al trabajo de muchos profesionales.


Entrevista a: Valentín J. Alejandrez, Socio y Director Editorial de CINTER

Necesitamos que completes todos los campos para atenderte adecuadamente.

Gracias por tu interés.

Nos pondremos en contacto contigo lo más pronto posible.