Live

IPTV, una gran amenaza para los retransmisores de OTT

Descubre como IPTV es utilizado para distribuir contenido pirata y aprende como los líderes de OTT están respondiendo al aumento de la piratería en el Informe de OTT 2020.

En 2014, los ingresos anuales de IPTV a nivel global alcanzaron el increíble valor de 18.320 millones de dólares, y se preveía un crecimiento hasta los 26.190 millones en 2020, con ingresos de 8.960 millones solo en Estados Unidos.

La cantidad de consumidores que eligen contenido pirata en lugar del oficial continúa creciendo a la par que cambiamos de métodos tradicionales de retransmisión a sistemas basados en internet.

La Televisión por Protocolo de Internet (IPTV por sus siglas en inglés) ya existía durante la década pasada, pero no ha llegado al público general hasta hace poco. IPTV permite a las empresas distribuidoras difundir contenido audiovisual a audiencias masivas en todo el mundo. Los últimos avances en tecnología continúan facilitando la retransmisión y distribución del contenido en directo online al mismo tiempo que los robos de propiedad intelectual están creciendo… IPTV es el vehículo perfecto para los piratas.

¿Qué es IPTV?

IPTV es diferente a los métodos tradicionales de retransmisión como el satélite o la TV por cable, donde las señales viajan a través de ondas de radio o de la conexión con un cable. Estos métodos solo admiten aquellos contenidos específicos que están disponibles a través de esa señal. IPTV, por otra parte, usa las conexiones a internet para retransmitir este contenido a una escala global, es decir, es accesible desde cualquier parte del mundo.

De hecho, las plataformas de suscripción más conocidas, como Amazon, Netflix y Now TV, usan IPTV; no obstante, los derechos de emisión prohíben la difusión de ciertos contenidos dependiendo del país o la región.

OTT se ha convertido en una forma cada vez más popular de consumir contenidos en directo. Descubre qué dicen algunas de las empresas distribuidoras líderes sobre sus planes, desafíos, consejos y estrategias anti piratería relativos a los servicios OTT.

Informe: Informe OTT 2020DESCARGAR

La IPTV facilita la piratería

Los piratas están utilizando IPTV para retransmitir contenido ilegal. Los usuarios que quieren acceder a contenidos piratas a través de IPTV primero deben descargar un software. Algunos de ellos son gratuitos, mientras que las versiones de mayor calidad, o incluso HD, requieren suscripción. Puede que te suenen aplicaciones como Plex, Kodi o VLC. Algunas funcionan como reproductores multimedia, mientras que otras ofrecen acceso directo a contenidos piratas sin necesidad de descargar una lista de producción m3u/m3u8.

Se puede acceder a este software de diferentes formas: a través de portátil u ordenador de escritorio, dispositivos Apple o Android, un dispositivo de TV, a través de una app de Smart TV o un decodificador conectado a un televisor. Puedes comprar estos decodificadores y el software de manera legal, siempre que no hayan sido preinstalados por un revendedor. Sin embargo, se vuelven ilegales cuando los consumidores compran o descargan listas no autorizadas de URL que enlazan con canales de TV, permitiendo acceder a canales y contenidos específicos.

Es posible comprar estos decodificadores con software preinstalado en internet, así como las listas de URL ilegales que enlazan a canales de todo el mundo. De hecho, se han convertido en una de las principales formas de acceder a contenidos piratas, y ahora es fácil encontrarlos en marketplaces (como Amazon, eBay y Aliexpress), en redes sociales y en todo tipo de páginas web.

A menudo, están ya configurados con listas de URL que enlazan con el contenido pirata. A través de una única suscripción de bajo coste, los usuarios pueden acceder literalmente a miles de canales de todo el mundo. Es más, una vez compradas las listas, pueden ser compartidas con familiares y amigos sin pago adicional.

Estas URL no autorizadas dirigen a todo tipo de contenidos audiovisuales, como deportes en directo, programas de TV, series y películas, y han tenido consecuencias muy negativas tanto para los titulares de los derechos como para las empresas oficiales de distribución.

¿A quién atrae la IPTV?

IPTV ya no se limita a expertos en tecnología ni solo a las generaciones más jóvenes. La piratería IPTV es intuitiva y más accesible que nunca.

A menudo se responsabiliza a las generaciones jóvenes, como los millennials, del aumento del consumo de contenidos piratas. Sin embargo, estas suscripciones piratas atraen a los usuarios acostumbrados a pagar por servicios sujetos a suscripción. El precio reducido, el volumen notable de contenidos y su alta calidad son los factores clave que atraen a un grupo diverso de consumidores que están pasando de suscriptores de TV por cable o satélite a consumidores de servicios IPTV.

Google Trends informó recientemente que las búsquedas de retransmisiones online fueron superadas por primera vez por las búsquedas de contenido IPTV, lo que evidencia su popularidad y el nivel de demanda.

La magnitud del problema

En 2019, un informe de Statista analizó qué países tendrían el mayor número de suscriptores de IPTV en 2020. China encabezaba la lista (77,22 millones), seguida por Estados Unidos (16,14 millones), Francia (8,74 millones), Japón (7,19 millones) y Rusia (7,13 millones).

En 2014, los ingresos anuales de IPTV a nivel global alcanzaron el increíble valor de 18.320 millones de dólares, y se preveía un crecimiento hasta los 26.190 millones en 2020, con ingresos de 8.960 millones solo en Estados Unidos.

Estas cifras dibujan un panorama oscuro para la industria, ya que la popularidad de los servicios ilegales continúa fortaleciéndose.

Las empresas distribuidoras y los titulares de los derechos ahora consideran a los piratas competidores directos que ocupan enormes porciones del mercado y de los ingresos, hunden los precios y ofrecen contenidos que las compañías legítimas no pueden emitir debido a los derechos.

La popularidad de los decodificadores como Kodi y OTT Player, que permiten la suscripción pirata a IPTV, es evidente por los volúmenes disponibles en el mercado. La competición por la cuota de mercado entre los piratas ha generado una guerra de precios que han reducido incluso más los precios de suscripción. Los distribuidores legítimos no pueden competir por el precio, y buscan diferenciar sus contenidos y sus servicios mediante la innovación y la tecnología.

La industria podría empezar a desmoronarse por la creciente presión de la piratería. La competición de las empresas distribuidoras está disparando el precio de contenidos como los deportes en directo, mientras los suscriptores de estas plataformas legítimas continúan reduciéndose.

Cómo defenderse

Hoy, los contenidos pueden compartirse fácilmente por todo el mundo en cuestión de segundos a través de diferentes plataformas y canales. Es por esto, que la industria está trabajando duro para asegurar que los contenidos de alto valor estén a salvo de la piratería, y para ello deben implementarse estrategias tanto para los titulares de los derechos como para los distribuidores. Un enfoque colaborativo es esencial.

Si nos fijamos en la piratería en la industria de los deportes en directo, la necesidad de localizar y eliminar estas retransmisiones en minutos es esencial para proteger el valor del contenido.

Toma como ejemplo un partido de fútbol: no tiene sentido eliminar los enlaces piratas en el minuto 89; la velocidad de respuesta es un factor significativo cuando consideramos estrategias anti piratería.

En algunos países y regiones, las leyes son inconsistentes. La introducción de castigos más exigentes para quienes distribuyen estas retransmisiones ilegales podría lograr que algunos piratas se replanteen su actividad. No es ninguna novedad que los procesos legales son caros y agotan los recursos, especialmente para empresas pequeñas de distribución. No hay una fórmula mágica, pero lo que sí es seguro es que los propietarios de los contenidos y los distribuidores deben dedicar dinero a contrarrestar el problema, y la mejor forma de hacerlo es a través de una solución anti piratería externa, como Smart Live Protection.

Estamos aquí para ayudarte

Detectamos y eliminamos copias ilegales de tus retransmisiones de eventos a través de nuestra plataforma tecnológica. Nuestra meta es minimizar el impacto negativo que estas infracciones tienen en tus suscripciones, ingresos y reputación de marca.

  • Retransmisión – Rastreamos sitios de referencia y contenido generado por el usuario (UGC) como YouTube, Facebook Live y Twitch, e identificamos y eliminamos la fuente de la retransmisión.
  • Redes sociales – Identificamos posts que contienen enlaces a copias ilegales. Somos una de las pocas compañías especializadas en redes sociales y podemos eliminar infracciones en cuestión de segundos.
  • Buscadores – Gracias a nuestro certificado TCRP, somos capaces de desindexar en minutos las URLs de Google que llevan a contenido ilícito.

Descubre más sobre las tendencias de retransmisiones en directo en 2020 y las estrategias y los desafíos a los que se enfrentan algunos profesionales del sector.

¿Quieres saber más sobre piratería online en la industria de eventos en directo OTT?

Descarga ahora nuestro Informe OTT 2020, y accede al informe completo con opiniones y consejos de expertos.