Media

¿Cómo funciona realmente la piratería online de películas y series?

Desde que se produce una copia ilegal y se aloja por primera vez en la red, se pone en marcha un modelo de negocio pirata que mueve importantes sumas de dinero.

El total de visitas de los 5 ciberlockers más importantes supone el 1,83% del tráfico total de internet a nivel mundial

La piratería ha puesto en jaque a la propiedad intelectual desde que se democratizara el uso de internet y, actualmente, las descargas o visualizaciones ilegales de películas y series suponen el 31,5% en número de usuarios. Desde que se obtiene la primera copia pirata hasta que se consume, existe un proceso de alojamiento y distribución organizado, con una red de agentes que monetizan su actividad ilegal de diversas formas haciendo de la piratería un negocio lucrativo.

¿Cómo se obtiene el material pirata?

El primer paso en el funcionamiento de la piratería de películas y series es el de obtener una copia ilegal. Lógicamente, para que el consumo se efectúe, primero se deben conseguir los contenidos, y existen 4 formas en las que los piratas obtienen una copia ilegal.

Grabaciones a las pantallas de cine. Normalmente son grabaciones de baja calidad que se realizan en un sala de cine, donde se escuchan risas o se ven espectadores levantándose a comprar palomitas.

Copias de DVD o Blu-ray.Para realizar este tipo de copias, los piratas eluden los sistemas de seguridad (DRMs) implementados tanto en DVDs como en Blu-rays, copiando el contenido mediante sistemas de grabación.

Filtraciones de la copia original. Este método, quizá el menos común, se produce en momentos donde se distribuyen copias de cortesía, por ejemplo, durante los premios Goya o la entrega de los Óscar. Los autores son, por lo general,  personas del círculo de la industria del cine, que aprovechan su posición de ventaja para robar y copiar el material original, incluso antes de su estreno .

Grabaciones a las pantallas de TV. A través de las plataformas de las SVOD (Subscription Video on Demand), como Netflix o WuakiTV, cualquier usuario, sin apenas conocimientos informáticos, puede grabar el contenido con un plugin del ordenador.

¿Dónde se alojan en internet las copias pirata?

Tras la obtención de esta primera copia ilegal, los piratas alojan la copia ellos mismos o la venden a otros usuarios, denominados uploaders, que se encargan de subirla a la red a través de dos sistemas de alojamiento:

Ciberlocker pirata. Es el sistema de alojamiento estrella para los archivos ilegales online, que permite que unos usuarios suban contenido y otros puedan visualizarlo o descargarlo. Los uploaders suben el contenido ilegal y cobran del ciberlocker por las visualizaciones o descargas de sus contenidos o por comisiones de las ventas de cuentas Premium que realizan los ciberlockers a las personas que quieren acceder a esos contenidos de manera preferente (velocidad de descarga, descargas paralelas…). Existen unos 500 ciberlockers en el mundo, pero los principales y más dañinos para la industria cinematográfica son aproximadamente 120.

P2P (Peer to Peer) Torrent. BitTorrent es un protocolo de comunicaciones para el intercambio de archivos punto a punto (Peer to Peer) en Internet, o lo que es lo mismo, de ordenador a ordenador. Esta opción de alojamiento está basada en el almacenaje de datos y archivos en múltiples ordenadores interconectados entre sí a través de BitTorrent.

¿Cómo se distribuye el contenido pirata online?

El contenido ilegal alojado por el ciberlocker o las redes P2P no es fácil de encontrar. El material pirata llega al consumidor final a través de unos intermediarios que se encargan de promocionar este contenido: las webs piratas.

Estas páginas están bien diseñadas y contienen directorios y fichas de las películas y series que ofertan. Ofrecen la visualización o descarga del contenido audiovisual ilegal pero no lo alojan, sino que están conectadas al ciberlocker y/o sistemas P2P, que es donde se encuentra el archivo. Se dan a conocer a través del boca a boca, pero también por medio de acciones de SEO orgánico y publicidad en redes sociales.

Las webs piratas resultan sumamente atractivas para los consumidores, quienes a través de los motores de búsqueda y redes sociales acceden al contenido ilegal de forma totalmente abierta y sin límites. El ciberdelincuente se lucra, provocando pérdidas multimillonarias que se estima pueden superar los $1.200B en 2020. Existen 5 vías con las que los piratas monetizan su contenido:

1.Remuneración para uploaders: existen sistemas de remuneración que ofrecen los ciberlockers piratas a las personas que suben contenidos copiados, para estimular la subida de contenido. El tráfico web no es el que genera ingresos, sino las visualizaciones de vídeos alojados por los ciberlockers. Dependiendo de la zona geográfica dónde se consuma el material, la remuneración varía. En Estados Unidos, por ejemplo, por cada 10.000 visualizaciones de un video de 40-60 minutos, el uploader puede ganar unos 35 dólares. Esto quiere decir que, subiendo 5 películas con 10.000 visitas cada día puede llegar a ganar más de 1.000 dólares semanales.

Tabla de remuneraciones

2. Publicidad:  las webs piratas incluyen publicidad en sus páginas y cobran por ello, como cualquier otra empresa. En ocasiones, los ciberlockers incluyen la publicidad en el fichero audiovisual y cobran por impresiones (visualizaciones).

3. Fraude publicitario: existen diversas formas de malas prácticas en el ámbito publicitario, tales como el Pixel Stuffing, que consiste en mostrar un anuncio de 1×1 pixels en una zona de la página que ningún usuario ve pero que sí es contabilizada como una impresión de cara al anunciante, quien paga por esta publicidad creyendo que ha llegado al público.

4. Venta de datos: a través de la utilización de cookies en un navegador, el pirata puede identificar perfiles de usuarios y venderlos a terceros.

5. Membrecías: el usuario paga una cantidad mensual al ciberlocker pirata a través de una suscripción premium para la descarga rápida de los contenidos que aloja.

¿Cómo se consume el contenido pirata?

El total de visitas en los 5 ciberlockers más importantes roza los 47 millones de visitas mensuales, lo que supone el 1,83% del tráfico total de internet a nivel mundial. Pero ¿por qué el negocio pirata sigue creciendo?

Consumir contenidos no autorizados, no solo es fácil, sino gratuito y carente de acciones legales para el consumidor. Además, la falta de conocimiento por parte de muchos internautas de que el producto es ilegal hace que la oferta sea extremadamente atractiva.

Localizar contenidos ilegales a través de los principales motores de búsqueda o de las redes sociales es muy común entre los cibernautas. Una vez que el usuario se acostumbra a una página, se convierte en visitante recurrente.

Uno de los motivos por el que es tan complicado acabar con la piratería es la existencia de una regulación legal ambigua y poco normalizada a nivel internacional de la que se aprovechan los diferentes actores involucrados en la piratería. Las normativas actuales únicamente determinan la responsabilidad del infractor a partir del momento en el que se notifica que el contenido alojado o compartido es ilícito. 

Ante este panorama, la forma mas efectiva e inmediata de poner freno a la difusión de copias ilegales es activar la protección de contenidos audiovisuales mediante tecnologías que permiten rastrear internet e identificar estas infracciones. En Smart Media Protection, además de utilizar tecnología machine learning y gestión de información big data con nuestra plataforma tecnológica, tenemos acuerdos con Google y con las principales redes sociales y marketplaces para desindexar y eliminar la piratería en tiempo récord.

¿Quieres saber si tus contenidos audiovisuales tienen piratería online?

Si eres una productora o distribuidora de películas o series y quieres saber si tus contenidos están siendo pirateados online, solicita una auditoría gratuita en Smart Media Protection

Fuentes: Observatorio piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2018_Gfk-La Coalición. Alexa Traffic Rank.