Media

El consumo de contenido ilegal pone en situación crítica a la industria audiovisual

Descubrimos lo último en tendencias y comportamientos de consumo de series y películas piratas online en nuestro exclusivo research study.

Durante el análisis de estas 11 películas descubrimos un total de 89.985 casos de piratería digital de una variedad de fuentes.

La piratería dentro de la industria audiovisual comenzó mucho antes del nacimiento de Internet, y continúa ejerciendo presión sobre los propietarios de contenido y los medios audiovisuales por igual. No hay una fórmula mágica para eliminar esta actividad ilegal y, a pesar de la llegada de nuevas tecnologías en forma de servicios de suscripción, que ofrecen mayor accesibilidad que nunca, la piratería continúa creciendo a un ritmo aparentemente incontrolable.

Exclusivo research study sobre consumo

Pero, ¿por qué los consumidores continúan accediendo a contenido pirata que suele percibirse como de peor calidad audiovisual, que frecuentemente contiene virus y que deja a los consumidores vulnerables al robo de información personal y financiera? Echa un vistazo a nuestro exclusivo research study sobre consumo (descarga gratuita).

Research Study: Piratería y tendencias online en la industria audiovisualDESCARGAR

Un viaje en el tiempo – Bicycling

Primero, revisemos cómo la piratería, concretamente dentro de la industria audiovisual, ha evolucionado a lo largo de los años. Puede resultar sorprendente, pero la piratería de películas comenzó a principios del siglo XX durante una época conocida como “The Silent Era”. La primera forma de infracción cinematográfica se conocía como «Bicycling». Los expositores que habían adquirido legítimamente una película muda inclumplían su contrato al reproducir el contenido varias veces o al transmitir la película en más de un teatro, con el único fin de aumentar sus ingresos.

Esto fue inicialmente vigilado por los denominados «checkers». Estos “inspectores” se encargaban de acudir a reproducciones no autorizadas, identificar a los responsables de cualquier incumplimiento de contrato y tomar las medidas apropiadas contra los infractores.

Grabaciones de videocámara, VHS y DVD

En la década de 1960, las grabaciones de videocámaras eran frecuentes. El proceso manual de pagar para ver los nuevos estrenos en un teatro y grabar películas ilegalmente golpeó fuertemente a la industria, a pesar de que la calidad audiovisual de estas grabaciones sea típicamente pobre. Esta forma de piratería todavía existe a día de hoy.

Con la invención del Video Home System (VHS) a finales de la década de 1970, la industria del cine consigue acceder al hogar de los consumidores y con ella… el contenido pirata. Esta nueva tecnología representa una amenaza diferente para el contenido, ya que facilita las grabaciones de una variedad de fuentes, incluidas las transmisiones de televisión y otros VCR. La capacidad de copiar de una cinta a otra aceleró el intercambio de contenido y, como resultado, los creadores de contenido y los medios audiovisuales sufrieron el impacto.

La piratería se vuelve digital

A finales de los años 90, se introdujo el DVD, pero no fue hasta principios del nuevo siglo cuando los DVD superaron el uso del VHS. A medida que la calidad audiovisual mejoraba, la piratería continuaba disparándose. El uso de softwares para copiar DVD conocidos como «ripping» permitió la venta generalizada de copias piratas. Los DVD también se estaban cargando y compartiendo por pares (P2P) en sitios web piratas como Napster y, más tarde, Piratebay. En este momento, la piratería estaba en su punto más alto y en un nivel aparentemente incontrolable.

Piratería moderna – El poder de los Oscars

En Smart Media Protection, hemos protegido once películas de la piratería digital que fueron nominadas para los Oscar 2020. Entre ellas, 1917, dirigida por Sam Mendes, Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, y Érase una vez en Hollywood, de Quentin Tarantino. Echemos un vistazo a los resultados:

1917 es un drama de guerra que se estrenó en los cines en enero de 2020. Hasta la fecha, hemos descubierto más de 6.000 infracciones provenientes principalmente de archivos de cyberlockers (3.037), torrents de Google (2.544), páginas de enlaces (278), YouTube (141) y Twitter (94). En enero identificamos un total de 3.560 infracciones para esta película, y en los primeros 11 días de febrero alcanzó 2.578 adicionales. La película fue nominada para varios premios en los Oscar de este año, incluido el de Mejor Película, y finalmente se fue con tres premios que aumentaron la popularidad de la película y, con ella, una mayor demanda de copias piratas.

Dolor y gloria, un drama escrito y dirigido por Pedro Almodóvar, fue lanzado en la pantalla grande en marzo de 2019, momento en el que detectamos casi 11.000 infracciones.

Finalmente, nuestra protección de Érase una vez en Hollywood, protagonizada por Leonardo DiCaprio, Brad Pitt y Margot Robbie, que se estrenó en agosto de 2019, estuvo sujeta a casi 17.000 infracciones. Curiosamente, en diciembre detectamos el mayor número de infracciones (4.010). Agosto, el mes en que se lanzó, fue el segundo más alto (3.231), y enero de este año fue el tercero (2.603). En los primeros 11 días de febrero, se detectaron casi 1.200, lo que sugiere que los Oscars tienen relación con el aumento de este contenido pirata.

Durante el análisis de estas 11 películas descubrimos un total de 89.985 casos de piratería digital de una variedad de fuentes. En total, en Smart Protection hemos protegido más de 2.000 títulos audiovisuales, logrando una tasa de eliminación exitosa de más del 95%.

Tendencias de consumo de contenido pirata – Nuestro exclusivo research study

Mientras que la piratería digital de películas y series de televisión continúa creciendo, realizamos una encuesta exclusiva para comprender mejor las tendencias de los consumidores en relación a estas copias pirata. Nuestros resultados se hacen eco de la gravedad del problema, como ya hemos comentado a lo largo de este artículo.

El 82% de los encuestados descargaron o transmitieron películas o series online. Es a este grupo al que se le hicieron 20 preguntas adicionales acerca de sus sentimientos frente al consumo de contenido pirata online.

El 59,65% de los encuestados admite que todas las películas y series que ven son copias piratas (19,29%), que descargan o transmiten regularmente contenido pirata (10,39%), o que lo hacen en ocasiones (29,97%). Otro 12,76% nunca ha consumido películas o series piratas, pero lo haría si supieran cómo. Se accede a la mayoría de este contenido pirata a través de un sitio web pirata (64,73%) o mediante una aplicación (24,64%).

La mitad de los encuestados (50,31%) reconoce que el contenido audiovisual de las copias piratas es inferior al original, mientras que una cuarta parte (25,46%) cree que el consumo de contenido pirata pone en riesgo sus datos personales y de pago. Pese a ello, todavía eligen consumir contenido audiovisual de manera ilegal.

Curiosamente, más de la mitad afirman que un precio más bajo podría convencerlos de pagar por el acceso a películas o series de una fuente oficial, por lo que el económico es un claro factor a tener en cuenta.

¿Quieres saber más sobre los comportamientos de los consumidores online?

Descarga gratis nuestro Research Study del sector audiovisual, y accede a todos los resultados.