Media

La lucha contra las falsificaciones y la piratería con tecnología

Los responsables de las páginas de piratería son conocedores de técnicas de ciberseguridad. Descubre las claves de nuestra tecnología para luchar contra la piratería y las falsificaciones online.

Normalmente, la piratería es un fiel reflejo de los mercados; tiene una alta capacidad de escucha y adaptabilidad y rápidamente copia y vende los productos que tienen esa alta demanda, sin importar el sector.

Los responsables de las grandes páginas de piratería son conocedores de técnicas de ciberseguridad y cuentan con conocimientos tecnológicos para posicionar sus productos y contenidos ilegales.

En entrevista con Safety Detectives, Ricardo Mateos, Strategic Product Manager de Smart Media Protection, revela las claves de nuestra tecnología para luchar contra las falsificaciones y la piratería en internet.

¿Qué hizo que te interesases en la ciberseguridad?

Personalmente, la defensa de la propiedad intelectual, siempre desde el enfoque de las nuevas tecnologías de la información, me ha llevado a estar cerca y conocer de primera mano una amplia tipología de delitos telemáticos, muchos de ellos englobados dentro del amplio espectro de la ciberseguridad. A esto se suma que, habitualmente, los distintos departamentos de las fuerzas de seguridad con los que he colaborado suelen ser los mismos para unos y otros tipos de delito o están estrechamente relacionados.

Por eso me interesé en Smart Protection, empresa tecnológica que protege la propiedad intelectual de marcas y contenidos en internet. Nuestro principal vínculo con la ciberseguridad es entender quién está detrás de estas infracciones y acciones ilegales.

Los responsables de las grandes páginas de piratería o de productos falsificaciones son grandes conocedores de técnicas de ciberseguridad y cuentan con conocimiento tecnológicos para posicionar sus productos o contenidos ilegales.   Aquellos que cometen infracciones contra los derechos de copyright o propiedad intelectual también incurren en otros tipos de delitos como el domain stuffing, pixel stuffing, el comercio ilícito con las bases de datos de usuarios, la distribución de malware a través de las propias páginas o a través de archivos de descarga ilegal.

Nuestros clientes, en especial las grandes corporaciones, han sido víctimas directas de ataques para acceder a información privilegiada o en el caso de las grandes productoras, se han visto expuestos al robo de contenidos que aún no han sido estrenados oficialmente.

Reduciendo drásticamente el nivel de piratería, reducimos de forma significativa el número de personas con potencial para realizar estas acciones contra la ciberseguridad.

¿Cómo es la tecnología de Smart Protection?

A nivel tecnológico hay que destacar que la mayor parte de la plataforma de Smart Protection se basa en un modelo sin servidor en el que utilizamos diferentes técnicas que adaptan la frecuencia de búsqueda a cada entorno y a cada tipo de producto o servicio.

Por otro lado, utilizamos una aproximación al modelo OSEMN, es decir, trabajamos con una visión completa de todos los procesos relacionados con el tratamiento de datos, de principio a fin. Esto abarcaría desde la captura de los datos, la limpieza y el modelado, hasta la interpretación de estos. Algunas partes de nuestra plataforma son:

Obtención de datos. Buscamos la perfección a nivel de búsquedas, utilizando algoritmos para mejorar constantemente este proceso para cada producto. Esto nos permite saber cuándo es buena una búsqueda para detectar falsificaciones y piratería digital para cada producto. Además, estos algoritmos son capaces de conocer la frecuencia necesaria para cada fuente: marketplaces, redes sociales y páginas piratas, principalmente.

Limpieza. Después de obtener los datos, lo siguiente que se debe hacer es eliminar datos. Es una parte esencial de nuestro trabajo; si los datos no están filtrados y son irrelevantes, los resultados del análisis no significarán nada.


Exploración. Es fundamental descubrir patrones y tendencias importantes mediante métodos de selección de funciones. Las funciones de datos que utilizamos para entrenar nuestros modelos de aprendizaje automático tienen una gran influencia en el rendimiento que podemos lograr.

Al final, tenemos la parte de aplicación en la que luchamos contra el contenido inapropiado. Enviamos constantemente solicitudes a todos los actores implicados solicitando la eliminación o retirada de todo aquel contenido u oferta que infrinja potencialmente derechos de propiedad industrial, intelectual o de marca.

¿Qué tipos de empresas utilizan la tecnología de Smart Protection?

Nuestra tecnología se adapta a las necesidades de los clientes sin ningún tipo de fricción ni de integración lo cual nos permite trabajar con clientes grandes y pequeños.

En general, los usuarios de nuestra tecnología son compañías que tienen productos atractivos y que son especialmente demandados por el consumidor. Normalmente, la piratería es un fiel reflejo de los mercados; tiene una alta capacidad de escucha y adaptabilidad y rápidamente copia y vende los productos que tienen esa alta demanda, sin importar el sector.

Podríamos diferenciar dos tipos principales de compañías:

Las relacionadas con Brand Protection, donde tenemos fabricantes o distribuidores más pequeños, con uno o dos productos que quieren proteger en unos mercados muy concretos, incluso, en ocasiones, con interés en tan solo en unas determinadas plataformas, y grandes corporaciones, que necesitan una protección más holística que abarque no solo grandes catálogos a nivel mundial sino, también, la propia imagen de marca, donde aplica la monitorización y salvaguarda del uso legítimo de la misma.

Por otro lado protegemos a las empresas vinculadas con Content Protection, que son las compañías que desarrollan cualquier tipo de producto o contenido protegido por copyright. Desde OTTs locales que tienen un interés de protección a nivel nacional, compañías con derechos de distribución de competiciones deportivas hasta grandes majors que quieren proteger sus lanzamientos a nivel mundial.

¿Cuál es la peor amenaza con respecto a las falsificaciones y la piratería hoy en día?

Desde el punto de vista del usuario, las amenazas podrían ir desde el ámbito económico, es decir, que el usuario pierda totalmente el dinero invertido si la compra resulta ser una estafa, hasta el de la seguridad, pudiendo hacer vulnerables datos personales, bancarios, poner en riesgo los dispositivos utilizados para la compra, etc., pasando por temas graves de salud cuando los productos falsificados estén relacionados con la industria farmacéutica o del consumo. Por último, y no menos importante, el tema ético de fomentar, de alguna manera, una industria delictiva que mina el ecosistema legal y menoscaba la innovación y el desarrollo del tejido empresarial, motor de muchas economías.

Por otra parte, tenemos el punto de vista de la propia industria. En este ámbito la peor amenaza, y considero que es algo en lo que aquellos que luchan por desarrollar negocio habrán experimentado, es la falta de control. Es obvio que los perjuicios de la piratería de productos son amplios y la afectación económica es directa, pero veo en la falta de control algo muy peligroso para las empresas ya que conlleva que no se pueda prever, ni cuantificar, los daños a futuro que la piratería y las falsificaciones pueden ocasionar a la marca y, por tanto, no se puede preparar una respuesta adecuada a las circunstancias. Por ello, la mejor respuesta es anticiparse y atajar de raíz los problemas que se detecten, antes de que se produzca dicha pérdida del control.

¿Cómo la pandemia del Covid-19 cambió para siempre la protección contra el abuso de marca y la piratería?

Si analizamos las consecuencias del Covid-19 y su influencia en la piratería y la protección de marca, debemos tomar en cuenta dos puntos: la tecnología y los hábitos de consumo.

La pandemia ha multiplicado notablemente la actividad digital, incrementando el volumen del ecommerce y el consumo de contenidos audiovisuales.

El cierre de cines, teatros e incluso estadios ha llevado a los consumidores a aumentar el consumo a través de plataformas digitales. Además, la pandemia ha sustituido las compras físicas por las compras a través de ecommerce. El impulso del consumo digital que se esperaba sucediera en los próximos años, se ha acelerado y ha sucedido en el último semestre.

Los avances tecnológicos también son evidentes y han provocado que los productos y servicios ofrecidos por las compañías sean aún más atractivos para los consumidores.

Como señalábamos anteriormente, existe una clara correlación entre el consumo legal, especialmente cuando este es atractivo, y el ilegal. Podemos observar que la piratería digital, tanto de contenidos como de productos falsificados, se ha visto potenciada durante este tiempo de pandemia, especialmente en los períodos de confinamiento.

Sin embargo, es muy pronto para analizar el impacto definitivo que tendrá en nuestras vidas e intereses. Hay que analizar cada cambio de tendencia para adaptarnos de una forma rápida y flexible.

¿Quieres saber si existe piratería online de tu contenido audiovisual?

Tu contenido podría estar siendo pirateado online, solicita ahora tu Content Scan gratuito.