Media

Problemas de los proveedores OTT y su lucha contra la piratería digital

A pesar del crecimiento de los servicios OTT, la demanda de películas y series pirateadas sigue en aumento. Entonces ¿qué impulsa la demanda de los consumidores y cómo se puede contener?

90% de los encuestados paga por una o más plataformas OTT oficiales, 60% de ese grupo aún consume contenido audiovisual pirata.

Se proyecta que el mercado global de servicios OTT (Over The Top) casi duplicará su valor de 81,6 mil millones de dólares en 2019 hasta alcanzar los 156,9 mil millones de dólares en 2024. El aumento en la tecnología móvil, la velocidad de navegación y unos precios asequibles han contribuido a este crecimiento.

Cuando los servicios OTT irrumpieron en el mercado por primera vez, se esperaba que la demanda de contenido audiovisual pirateado se redujera. En sus inicios hubo indicios positivos, sin embargo, hoy en día la disponibilidad y la demanda de películas y series pirateadas es tan grande como antes, ¿pero por qué?

El auge de los servicios OTT

Cuando los servicios de OTT se lanzaron, los operadores tradicionales de televisión de pago disfrutaban de un período de éxito sostenido. De hecho, de acuerdo con un informe de Leitchman Research Group (LRG), la penetración de la televisión de pago en Estados Unidos alcanzó su punto más alto en 2008, con el 87% de los hogares pagando la suscripción de un servicio. Pero esto estaba a punto de cambiar.

Durante los años siguientes, proveedores de OTT de renombre como Netflix, Amazon Prime, HULU, HBO, Apple TV, y Disney+ ingresaron en el mercado. Estos nuevos servicios brindaron a los consumidores una solución sencilla de configurar y de bajo costo para ver sus series y películas favoritas cuándo y dónde quisieran. De hecho, todo lo que necesitaban era un dispositivo inteligente, conexión a internet y un método de pago.

Inicialmente, la perspectiva de acceder a un gran catálogo de contenidos por una tarifa mensual de bajo costo era una propuesta atractiva. Con el tiempo, a medida que los proveedores de OTT mejoraron su interfaz y se enfocaron en la experiencia de usuario, generado contenido original y personalizado, cada vez más suscriptores migraron de suscripciones tradicionales de televisión paga, como cable y satélite a ofertas OTT. A este grupo de personas se les conoce como los cortadores de cable, y muchos tienen menos de 40 años.

Aunque los operadores de televisión de pago siguen funcionando hoy en día, ha habido una disminución significativa en las suscripciones, y existe una creencia de que muchos de los que mantienen sus suscripciones lo hacen para poder acceder a eventos deportivos en directo o pertenecen a un determinado grupo demográfico. De hecho, hay una nueva generación que nunca ha pagado suscripciones a televisión por cable y han contratado directamente servicios OTT, sin haber experimentado los servicios tradicionales de televisión por suscripción.

¿El competitivo mercado de las OTT está impulsando la piratería digital?

A pesar de los primeros indicios de que la aparición de servicios OTT podría resultar en una reducción de la demanda de contenido pirata, esto no se ha materializado. En todo caso, las guerras entre los proveedores de servicios OTT están impulsando la piratería digital. Los consumidores están descubriendo que es necesario suscribirse a múltiples plataformas OTT para obtener acceso a diversos contenidos, y los proveedores se enfrentan al desafío de convencer a los consumidores de que se suscriban a múltiples plataformas pagas.

Con más de 300 proveedores de OTT en el mundo, los consumidores se sienten abrumados y reacios a pagar múltiples suscripciones. En nuestro exclusivo research study, descubrimos que mientras el 90% de los encuestados paga por una o más plataformas OTT oficiales, 60% de ese grupo aún consume contenido audiovisual pirata.

Hay dos tipos de proveedores de servicios OTT, los que ofrecen una combinación de su propio contenido original y contenido de terceros, mientras que otros ofrecen únicamente contenidos licenciados por terceros. Ambos compiten ferozmente por cuota de mercado, cada uno luchando por obtener los derechos de los contenidos más exclusivos, mientras mantienen las tarifas de suscripción a niveles competitivos.

Problemas de los proveedores OTT y su lucha contra la piratería digital.

El precio por obtener los derechos de exclusividad de los contenidos más populares es significativo. Se invierten miles de millones de dólares en producciones y derechos de transmisión de contenidos premium, pero el valor de este contenido se ve afectado negativamente por las copias piratas que están disponibles para su transmisión y descarga online. A los proveedores les resulta difícil retener a los suscriptores a largo plazo y se hace evidente la necesidad de entregar de forma constante material original y exclusivo. Esto trae consigo más complicaciones con la administración de numerosas licencias de contenidos audiovisuales, y los desafíos técnicos relacionados con la distribución de vídeo a gran escala.

El servicio OTT surgió para proveer a los consumidores de extensas librerías de contenidos, con fácil acceso bajo demanda, una ventanilla única para todas sus necesidades de visualización, pero una combinación de piratería y competencia dificulta la entrega del servicio.

La evolución de la piratería digital y el impacto en la industria OTT

Si bien las películas y series piratas han estado disponibles a través de cyberlockers y se han compartido a través de redes torrents (P2P), los dispositivos de transmisión ilícita, en sus siglas en inglés ISDs (ilicit streaming devices), son los que realmente llevaron el contenido pirata al mercado masivo. Existen decodificadores que se pueden comprar online a través de conocidos marketplaces y que se venden a consumidores de todo el mundo. Los mismos contienen canales precargados, que brindan acceso al contenido pirata. Estos aparatos se pueden conectar fácilmente al televisor. 

Son atractivos para los consumidores, ya que funcionan de la misma manera que los decodificadores de cable o satélite, y se pueden adquirir mediante un pago único a bajo coste, o por una pequeña suscripción mensual, y brindan acceso a miles de canales de todo el mundo. Para obtener acceso a dicho contenido legalmente, se necesitarían incontables suscripciones, y en muchos casos el contenido sería ilegal debido a los derechos de distribución.

Tanto la televisión de pago tradicional como los proveedores de servicios OTT se están viendo afectados por la venta de estos dispositivos, y su uso se ha generalizado entre los usuarios, a pesar de que infligen un daño financiero significativo a la industria audiovisual.

El crecimiento de la piratería digital incluso ha generado guerras de precios entre proveedores de contenidos ilícitos quienes reducen aún más los costes y hace que sea casi imposible para los proveedores legítimos competir. Por este motivo, los proveedores de OTT se han apoyado en la innovación, la tecnología y la experiencia de usuario como su proposición única de venta, USP (unique selling point) por sus siglas en inglés, y contra esto los piratas no pueden competir.  Los derechos de transmisión, los precios y las suscripciones son temas importantes para los proveedores oficiales cuando compiten contra el contenido pirata, por lo que enfocarse en la innovación y luchar contra la piratería digital son elementos clave en una estrategia comercial exitosa.

Próximos pasos para los proveedores de servicios OTT

Existen informes que indican que en 2022 la piratería digital de películas y series costará a la industria audiovisual la asombrosa cantidad de 51,6 mil millones de dólares. Los proveedores de servicios OTT esperan poder seguir generando ingresos aprovechando la mejora de las conexiones a internet en todo el mundo y con la expansión a mercados emergentes como India y China. 

Hoy en día existen más de 4,5 mil millones de usuarios activos en internet en todo el mundo, lo que equivale al 59% de la población mundial, además se ha reportado que existen más de 3 mil millones de propietarios de teléfonos inteligentes, creando el camino para una significativa expansión y crecimiento del sector OTT.

Sin embargo, los proveedores de OTT deben mantenerse cautelosos con la nueva normalidad, cada vez más películas están pasando por alto la pantalla grande debido a problemas globales, haciendo de la copia y distribución de contenidos de alto valor fácilmente accesible a los piratas. Controlar los niveles de piratería digital y atribuir un presupuesto a la protección de contenidos debe convertirse en una prioridad.

El contenido es fácilmente copiado y distribuido de forma casi inmediata en alta calidad. Sin lugar a duda, los piratas son tu principal competencia. 

¿Quieres saber si existen copias ilegales de tu contenido audiovisual en internet?

Tu contenido podría estar siendo pirateado online, solicita ahora tu Content Scan gratuito.