Publishing

Libros, revistas, periódicos y audiolibros también son pirateados online

Los piratas también actúan en el ámbito editorial poniendo en riesgo los modelos de negocio y el crecimiento de ventas. Lo úl-timo: grupos privados en redes sociales.

Estamos en un momento en el que una parte importante de la población ve normal acceder a contenidos digitales gratuitos y en abierto, sin valorar su legalidad.

¿Sabías que el 24% de los consumidores de libros lo hacen de forma ilegal? Otros contenidos tampoco se salvan: en películas, suponen un 33%, en música, un 31% y, en videojuegos, un 12%.

Todos hemos escuchado hablar de la piratería de películas y series, con un sofisticado modelo de negocio, pero la piratería de libros, revistas, periódicos digitales y audiolibros también existe.

Los libros nuevos, con 1 año desde su lanzamiento, son los más afectados porque suponen un 42% del total de libros pirateados, el 34% corresponde a libros de entre 2 y 3 años y el 24% a libros de más de 3 años de antigüedad.

Es una realidad, el problema de la piratería afecta a todo tipo de publicaciones online:

  • Libros o e-books (académicos, técnicos o novelas, comics, etc.)
  • Revistas y periódicos digitales.
  • Audiolibros.

La piratería no solo provoca pérdidas a las empresas del sector, sino que también se aprovecha de la notoriedad de las marcas editoriales, sobre todo de las revistas, porque utiliza su nombre para usos no autorizados buscando un beneficio comercial. Sin embargo, la piratería no se entiende si no se conoce y analiza a las personas que la consumen.

¿Qué es la piratería editorial y quién la consume?

Las cifras nos muestran un panorama en el que la piratería reina y cambia a medida que nacen nuevos soportes digitales. En general, se entiende por piratería la copia o utilización no autorizada de material con derechos de autor.

Actualmente, no es difícil que alguien nos comente que se ha descargado un libro de internet y que se nos vaya la mente al “lado oscuro”, porque lo primero que pensaremos es que se trata de una descarga ilegal. Y no estamos tan equivocados: el 24% de los internautas descargan libros digitales de plataformas ilegales, según el Observatorio de la Piratería 2018 realizado por Gfk.

Estamos en un momento en el que una parte importante de la población ve normal acceder a contenidos digitales gratuitos y en abierto, sin valorar su legalidad. Desde luego, queda mucho trabajo de concienciación. Podríamos pensar que son los más jóvenes quienes consumen libros piratas. Sin embargo, la mayor parte de los consumidores de libros ilegales es el de 30 a 44 años (47%) en Estados Unidos, siendo la edad de los consumidores de ebooks a nivel global de 25 a 44 años (59%).

Pero ¿por qué se descargan libros ilegales? Cuando alguien se descarga una publicación ilegal, puede que lo haga porque es gratis (51%), pero también se suelen considerar otras razones como la comodidad o facilidad de descarga (58%) o que el ebook no está disponible en las tiendas online (38%).

No solo es preocupante el elevado número de internautas que descargan ebooks ilegales de internet, sino la frecuencia con la que lo hacen, puesto que el 31% realiza descargas semanales. Podemos afirmar, por lo tanto, que los consumidores pirata lo hacen con regularidad y lo confirma la nueva tendencia de distribución de contenidos pirata: grupos privados creados en redes sociales.

Una nueva práctica entre los piratas: los grupos privados en redes sociales

La piratería que afecta a libros, revistas, periódicos digitales y audiolibros, ha encontrado una nueva forma de actuar a través de las redes sociales, que consiste en crear grupos privados que gracias al boca-oreja aumentan el número de seguidores y consiguen miles de miembros. Estos grupos postean periódicamente enlaces de publicaciones para que sus miembros puedan descargar estos contenidos editoriales y, a su vez, distribuirlos entre su entorno más cercano.

Estos grupos se pueden encontrar en Facebook, Twitter o Telegram. Las publicaciones son de diversas temáticas (arte, filosofía política, arquitectura, narrativa) y formatos (libros o audiolibros) y se pueden descargar plataformas de almacenaje de archivos online.

Esta nueva forma de actuar ha hecho que se modifique la manera de luchar contra la piratería, ya que no es fácil desactivar estos grupos en las redes sociales. En este sentido, recientemente, desde Smart Publishing Protection hemos eliminado 23 grupos de una destacada red social de una de las principales redes sociales.

La piratería crece a medida que lo hace el mercado editorial online

La evolución de la tecnología en los últimos años ha supuesto que se abandonen los soportes físicos y que surja un universo digital con una nueva economía, en la que aumentan las publicaciones digitales y surgen nuevos modelos de negocio basados en la compra online y la suscripción, pero también, donde es más fácil encontrar y consumir contenidos ilegales.

Con internet, la forma en la que consumimos libros, periódicos y revistas digitales ha cambiado y ha sido una de las principales causas de la crisis del modelo editorial tradicional, con la reducción de las ventas en los libros, periódicos y revistas de papel y el cierre de librerías físicas y quioscos.

El mercado digital crece y lo seguirá haciendo en los próximos años. Está previsto que los usuarios del mercado de libros digitales aumenten durante los próximos años hasta alcanzar la cifra de 1.119 millones en 2023, siendo las personas de entre 25 y 34 años los principales consumidores de libros electrónicos, lo que supone un crecimiento del 35% de 2017 a 2023.

¿Cuáles son los efectos de la piratería y cómo puede combatirse?

La piratería de libros, revistas, periódicos y audiolibros es un problema que tiene numerosos efectos que perjudican a la industria de creación de contenidos:

  • El daño a la imagen de marca de la editorial, el libro y el autor.
  • La disminución de potenciales ventas.
  • La disminución de puestos de trabajo.
  • La reducción de los impuestos que se pagan a la administración para preservar la cultura.

Según el Observatorio de la piratería 2018, el lucro cesante (ingresos que se dejan de percibir) que supone la piratería de libros se estima en 203 millones de euros (96 millones de euros de publicaciones online y 107 millones de euros de libros en soporte físico).

Conocer el problema de la piratería ayuda a encontrar la solución, pero son necesarias medidas concretas que, además, se adapten a los avances tecnológicos que vivimos día a día.

La legislación es una de las herramientas necesarias para la protección de los derechos de autor, pero no es suficiente ni tampoco rápida. La actual normativa para combatir la piratería digital se ha fortalecido recientemente con la aprobación de una nueva directiva del Parlamento Europeo en materia de derechos de autor. Sin duda, es un avance positivo, pero lo cierto es que los piratas siempre encuentran la forma de seguir compartiendo contenido de forma ilegal, ya que sus ingresos dependen de ello.

La tecnología, sin embargo, es una forma efectiva e inmediata de proteger los contenidos editoriales online. ¿Cómo funciona? Smart Publishing Protection combina tecnología machine learning con un equipo de analistas expertos en seguridad para alcanzar un ratio de eficacia de más del 95% en la eliminación de contenidos pirata.

Con nuestra plataforma tecnológica protegemos cerca de 25.000 publicaciones online. Un trabajo que se desarrolla en tres fases:

1. Detección. Se realiza un rastreo en internet de copias piratas del contenido protegido en webs, redes sociales, apps y buscadores con nuestra plataforma tecnológica basada en algoritmos machine learning.

2. Análisis. Los enlaces encontrados pasan por un filtro para identificar los que son realmente ilegales y deben por lo tanto retirarse.

3. Eliminación. Los enlaces a copias ilegales se desindexan de Google o eliminan de las plataformas que los alojan o los promocionan. Smart Publishing Protection cuenta con la certificación de TCRP de Google (Trusted Copyright Removal Program) que nos permite desindexar URLs en el menor tiempo posible. Hasta el momento, hemos desindexado más de 10 millones de URLs. Además, contamos con acuerdos con las principales redes sociales para combatir la piratería con eficacia.

La piratería que afecta a los libros, periódicos, revistas digitales y audiolibros está a la orden del día y produce pérdidas millonarias. Es un problema importante que se puede combatir de manera inmediata con los sistemas de protección que pueden contratar las empresas.

¿Quieres saber si tus contenidos editoriales sufren la piratería online?

Si eres una editorial, un periódico o una revista y quieres saber si tus publicaciones están siendo pirateadas online, solicita una auditoría gratuita en Smart Publishing Protection: www.smartpublishingprotection.com/auditoria